PINCHA AQUÍ: Ofertas para tu bebé.

Cómo prevenir cólicos del bebé

Aunque realmente no hay una regla de oro para prevenir el cólico del bebé o cólico del lactante, se pueden seguir una serie de consejos que pueden ser de utilidad, siempre teniendo en cuenta que no todos los bebés son iguales:
  • Para criar un bebé es imprescindible la paciencia. Un ambiente familiar tranquilo y relajado siempre resulta beneficioso.
  • Si le das el pecho a tu bebé, puedes probar a tomarte una infusión de hinojo, eneldo y anís verde después de las comidas, tres veces al día. Estas pasarán a través de la leche materna a tu bebé y le ayudará a prevenir el cólico del bebé. Es un remedio muy natural y que no causa ningún efecto secundario ni a la madre ni al bebé.
  • Durante las tomas, la madre debe estar tranquila y relajada, permitiendo al bebé tomarse todo el tiempo que necesite. Hay que evitar a toda costa que el bebé mame deprisa para evitar la ingestión de aire (aerofagia). En caso de que el bebé tome biberón, se colocará lo más vertical posible para evitar que se cuele aire.
  • Sea cual sea la edad del bebé, es conveniente que permanezca erguido mientras come, en lugar de recostado. Asimismo hay que evitar acostar al bebé inmediatamente después de comer, ayudándole a eructar inmediatamente. Para la expulsión del eructo, conviene mantener la postura vertical cogido en brazos e inclinarlo alternativamente en varias direcciones. Por último, es conveniente que se eche la siesta del costado derecho, porque si lo echas del izquierdo, el aire que queda en el estómago podría pasar al intestino, provocándole molestias. Todas estas medidas ayudarán a prevenir el cólico del bebé.
  • Si la lactancia es materna, intentar regular el ritmo de las tomas, suspender los fármacos o las sustancias excitantes que pueda tomar la madre, así como los lácteos en caso que se sospeche intolerancia a las proteínas de la leche de vaca.
  • Si la lactancia es artificial, regular la cantidad, concentración y frecuencia y procurar no cambiar la leche. ESto ayudará a prevenir el cólico del bebé
  • Si el bebé es algo mayorcito, hay que tener en cuenta que ciertas verduras (como las coles, la cebolla y el repollo) y las harinas y cereales integrales producen gases y por tanto, favorecen la aparición del cólico del bebé.
  • La sobrealimentación siempre resulta perjudicial.
  • Por último, si tu bebé llora todos los días después de comer, o llora tras haber introducido en su dieta algún alimento nuevo, puede tratarse de un cólico del bebé, estos también pueden ser una consecuencia ante una alergia o una intolerancia alimentaria. En esos casos, es necesario consultar con el pediatra.

Todo ello puede ayudar a prevenir el cólico del bebé o del lactante. Para mayor información sobre el origen del cólico del bebé y tratamiento del cólico del bebé, ver http://www.muchobebe.com/



PATROCINA:
posicionar en buscadores